Uanou
Las 10 características de la organización digital
Uanou > Las 10 características de la organización digital
No comments
Alberto Delgado

Tipos-de-organización-y-organigramas

¿Qué aspecto tiene una organización que esté preparada para los retos digitales? La organización digital será más compleja, más diversa, más dispersa, menos jerárquica. Los nativos digitales no se someten con facilidad a la jerarquía organizacional, son más individualistas y más difíciles de incentivar. Al mismo tiempo, el escenario de disrupción digital acelerada obligará a las empresas a organizarse de una manera que les permita ser más ágiles frente a los cambios que van a producirse en todos los sectores. A continuación, te presentaré las que considero son 10 características de las nuevas organizaciones digitales:

  • Distribuidas geográficamente: Las organizaciones digitales serán menos densas, es decir, sus integrantes estarán más distribuidos geográficamente. ¿Por qué las empresas tradicionalmente han concentrado su actividad en grandes oficinas? Fundamentalmente por tres razones: optimización de los espacios, fomento de la colaboración entre empleados, necesidades de la producción industrial. Para los puestos de trabajo industriales es evidente que la tercera razón sigue teniendo sentido, pero las dos primeras están fuertemente en cuestión. Las tecnologías de la información hacen cada vez más posible el trabajo conjunto de equipos, incluso individuos, que no están físicamente próximos. Además, las empresas van a beneficiarse del teletrabajo, reduciendo las necesidades de espacio en las oficinas. Ya estamos presenciando como el tamaño de las instalaciones físicas de las grandes multinacionales sufre una presión a la baja, y seguiremos por ese camino en los próximos años.
  • Equipos de trabajo más pequeños: Como hemos comentado, estamos en un proceso de “individualización del trabajo”. Las nuevas generaciones digitales son más individualistas, y están acostumbradas a trabajar y relacionarse en red. Esta tendencia se extenderá a los equipos que, además de estar más dispersos, serán más nucleares. Jeff Bezos, el presidente de Amazon, utiliza una imagen muy potente para ello, la regla de las dos pizzas: para Bezos si el equipo necesita más de dos pizzas para cenar, es demasiado grande.
  • Equipos permanentemente conectados: Los trabajadores digitales estarán permanentemente conectados, y la separación entre vida profesional y vida personal será más difusa. Esto será cierto en ambos sentidos, es decir, las horas de “trabajo” contendrán espacios de desahogo personal, mientras que los colaboradores trabajarán fuera del horario “habitual”. Las empresas deberán proporcionar a los trabajadores medios tecnológicos para trabajar en cualquier lugar, en cualquier momento, con cualquier dispositivo, sobre plataformas corporativas de colaboración.
  • La empresa Start up: Cada vez más vamos a ver como las compañías van a convertirse en federaciones de equipos de trabajo pequeños que se comportan con la agilidad y espíritu innovador de una start up. Las empresas necesitan que sus trabajadores desplieguen toda su capacidad de innovación para responder con la agilidad suficiente a las cambiantes necesidades de los clientes y a las oportunidades de la tecnología, por lo que potenciarán el emprendimiento interno. Cambiarán los modelos de colaboración, resultando en una nueva modalidad de outsourcing, la externalización colaborativa, en la que empresas de pequeña dimensión se encabalgan sobre grandes organizaciones para prestar servicios de mutuo beneficio. El resultado serán empresas menos burocráticas, que reaccionarán más ágilmente a los cambios del mercado
  • Motivación compleja: Las nuevas organizaciones se van a enfrentar a una fuerza de trabajo más difícil de motivar. Los trabajadores del conocimiento, especialmente, van a convertirse cada vez más en freelancers corporativos, por lo que las empresas van a tener que conseguir que los usuarios estén en la organización porque lo desean en lugar de porque lo necesitan
  • Máquinas de innovación: Las empresas que liderarán los mercados en la economía de la disrupción serán las que sean capaces de convertirse en máquinas de innovación, integrando a los empleados y a los socios en un proceso continuo de innovación sistemática.
  • Orientada al servicio: Las empresas líderes consumirán y producirán servicios, especialmente en el ámbito de la tecnología. Las empresas cada vez tendrán menos activos y consumirán más servicios a través de la nube. Así mismo, las compañías cada vez darán más servicio y venderán menos productos.
  • Más planas: Las organizaciones digitales tendrán menos niveles jerárquicos, y estos serán más permeables. La tecnología facilitará que empleados de base y los altos ejecutivos puedan interactuar y que la información fluya en todos los estratos de la organización. Las organizaciones jerárquicas tienen su génesis en la revolución industrial y tienen fundamentalmente una motivación relacionada con el control. Las nuevas organizaciones trascenderán este modelo y las empresas tendrán que orquestar nuevos modelos.
  • Más diversas en cultura, geografía, perfiles y géneros: Las organizaciones digitales serán menos uniformes. Veremos colaborar a personas de diferentes geografías, idiomas y perfiles con el soporte de la tecnología. Al mismo tiempo, presenciaremos como las mujeres tendrán un papel creciente en los órganos directivos rompiendo el techo de cristal.
  • Organizaciones de autoaprendizaje: Finalmente, las empresas digitales están compuestas por individuos que aprenden de manera autónoma. La formación dejará de ser un proceso linear top-down y se convertirá en una competencia organizativa, la de aprender del entorno, potenciados por tecnologías colaborativas.